miércoles, 30 de enero de 2013

Asambleas - Asamblea de Distrito de los Testigos de Jehová 2012

Alguien que lleva asistiendo más de 20 años a las asambleas y que guarda recuerdos muy bonitos de muchas de ellas no puede ser catalogado como un opositor a las mismas ¿o sí?
 
En fin, independientemente del resultado que tenga esta primer entrada en este diario, considero importante resaltar que mi intención jamás es la de hacer daño a lo que otros puedan o no pensar sobre los muchos temas que espero poder tratar en el mismo.
 
Habiendo señalado eso y a riesgo de exponerme a todo tipo de críticas y comentarios carentes de fundamento, paso a lanzar mi señalamiento: la asamblea de distrito de este año titulada "protejamos el corazón" tuvo discursos muy interesantes cuya información lamentablemente superó por mucho a quienes por desgracia, fueron elegidos en muchos casos para presentar la información.
 
Obviamente vimos viajantes y hermanos que ya llevan años haciéndolo y una vez más confirmamos cuán inútil es que la organización solicite que cada año el coordinador del cuerpo de ancianos se reuna con el superintendente de la escuela del ministerio teocrático y un anciano más (quizás el consejero auxiliar) para llenar un formulario en el que, supuestamente, califican a sus coancianos y entre sí, a fin de que haya una mayor oportunidad de que en las asambleas los oradores sean personas debidamente calificadas. Los superintentendes de circuito saben cuál es el destino REAL de dicho formulario. Jamás llega a la sucursal y ellos junto con los distintos comités de asamblea hacen las respectivas recomendaciones, y en consecuencia, año tras año, seguimos escuchando esas pobres disertaciones que no logran imprimir la verdadera fuerza que posiblemente el cuerpo gobernante tenía en mente a la hora de aprobar la enseñanza que se iba a impartir en las asambleas.
 
Amiguismo y posición "teocrática" serían una mejor manera de describir la asignación de privilegios, pero como siempre las ovejitas resultamos ser las más nobles que nos aguantamos todo lo que nos pongan y bailamos al son que nos toquen.
 
Con todo, este año ha llamado poderosamente mi atención un aspecto que no tiene mucho que ver con el presentador o expositor de la información, sino con la información en sí. Estoy hablando del drama o, usando terminología más actual, la "representación dramática" que se autorizó para este año.
 
Sabedor que en la sucursal dudo mucho que haya alguien interesado en leer las opiniones reales de quienes somos las ovejitas de Jehová, considero lamentable que este año, hayamos visto un verdadero melodrama digno de un episodio de la Señorita Laura. Y no digo esto tanto por haber visualizado un drama del día moderno (el del año pasado también era del día moderno y sin embargo, tenía más matices bíblicos y aplicaciones espirituales a mi juicio que el que tuvimos este año; si acaso lo recuerdan, hablaba sobre la importancia de la noche de adoración familiar), sino que más bien, el tono en el que se presentó la información con relación a quienes se apresuran a tomar una decisión al casarse.
 
Para empezar, está más que claro que el guión en inglés seguramente hablaba de jóvenes a punto de terminar el "High School" (aunque en la localidad, uniformaron a las niñas como a punto de salir de la secundaria en México (14-15 años)), situación que resultó interesante pues pareciera que advierten que a esa edad hay quien se llega a casar y con eso de que cada quién entiende lo que quiere sobre la educación "superior", me imagino que resulta comprensible que haya quien piense que después de la secundaria mexicana, la única opción que tienen las hermanas es contraer matrimonio.
 
Como sea, el drama tiene un mensaje para que los jóvenes no se apresuren en su decisión, punto a su favor. Sin embargo, esta vez, tiene en contra todo el contexto del episodio en sí que lo hacen ver frívolo y poco objetivo. Entre líneas nos dan a entender que si alguien tiene un bebé, eso es indicio de su poca espiritualidad y por otro lado, hay una escena gloriosa donde vemos lo que es la verdadera "sumisión" de parte de una esposa cristiana que sin embargo, es feliz. Hay otros mensajes implícitos sobre la vestimenta, los amigos en la congregación y hasta la actitud de las mamás alcahuetas y solapadoras y los padres débiles y mandilones.
 
La escena donde el chico espiritual se espina con la rosa resultó patética pero lo más triste aún fue que las citas bíblicas y el verdadero contexto espiritual se perdió en medio de una historia diseñada específicamente para imponer una consciencia sobre la de nuestros jóvenes en vez de ayudarlos a meditar en lo mismo con base en las escrituras.
 
En fin, allí lo tienen, un año más gracias a Jehová. La información se agradece, el esfuerzo se aplaude, la asamblea en lo general cumple con su objetivo de convocatoria de miles y nos ayuda a seguir adelante. Los malos oradores (no todos, pero tristemente entre lo peorcillo se cuentan a varios superintendentes de circuito) y el horrible "teledrama" que tuvimos que aguantar quedan simplemente como historias que se añaden a este nuevo anecdotario.
 
¡Ay de ustedes, escribas y fariseos, hipócritas!, porque dan el décimo de la hierbabuena y del eneldo y del comino, pero han desatendido los asuntos de más peso de la Ley, a saber: la justicia y la misericordia y la fidelidad. Era obligatorio hacer estas cosas, y sin embargo no desatender las otras cosas. ¡Guías ciegos, que cuelan el mosquito pero engullen el camello! - Mateo 23:23, 24
 

2 comentarios:

  1. Ya veremos que nos toca a nosotros en el SUR de america. No te parece que decir que los Tj de a pie somos responsables por lo que imprime el CG me refiero a la enseñanza espero que pidan disculpas

    ResponderEliminar
  2. me parece el grupo religioso mas organizado y feliz que hay en el mudo...

    ResponderEliminar